Jarro de agua fría para el Racing

Decepcion

El Racing deja escapar con casi total seguridad la opción del ascenso directo, y es que el equipo fue incapaz de plantar cara a un Reus que se llevó un botín en el Sardinero que le hace equipo virtualmente de segunda división. 0-3 fue el resultado.

Los campos de sport presentaban un aforo cercano a los 18.000 espectadores, y la fiesta en los aledaños era total. El público entregado con la causa buscó ser el numero 12 de un Racing que no estuvo a la altura de la eliminatoria. Los cántabros comenzaron nerviosos, sin terminar de asentarse en el campo. La cosa se puso más dificil aún en el minuto 10, cuando el Reus se adelantó por medio de Victor, tras una jugada por banda derecha. A partir de ahí el Racing no levantó cabeza.

La desilusión llegó de forma total en el minuto 21, cuando tras un corner, la segunda jugada cayó en los pies de Dinis, que hizo el segundo tanto tarraconense. La única opción racinguista llegó en una falta en el borde del área, que a punto estuvo de transformar Migue. El plan no funcionaba y el Racing necesitaba cambios.

En la segunda parte Coulibaly y Borja San Emeterio dejaron sus lugares a Dani Rodriguez e Isma Cerro, aunque el equipo no mejoró en demasía. El Racing seguía sin disparar entre los  tres palos, y el golpe de gracia llegó en el minuto 57, cuando una cabalgada de David Haro retrató a toda la defensa racinguista, y tras posterior regate a Óscar Santiago, el mejor del conjunto cántabro puso el 0-3 definitivo.

La entrada en el cammpo de Jose Artiles le dió un poco más de amplitud al equipo por la banda izquierda, pero no se transformó en ningún tiro a puerta, ya que el primero llego en el minuto 90 por mediación de Álvaro Peña.

La eliminatoria está muy decantada para los catalanes, aunque quedan 90 minutos que jugar en el estadio municipal de Reus. el Racing deberá al menos plantar cara para buscar como mínnimo, reencontrarse a sí mismo.